Taylor Swift, la estrella de 25 años que le ganó una batalla a Apple

IMAGEN-15991195-2

 

Ella aparece vestida como una princesa con el cabello rubio hecho risos a la orilla de un lago y mira radiante a la cámara mientras sostiene un radio y espera a su amado. Esa fue la primera imagen que se conoció de manera masiva de Taylor Alison Swift. Hoy, nueve años después de publicar su primer video musical, Tim McGraw en 2006, la rubia tierna de 25 años logró que Apple, una de las compañías más poderosas del mundo, se retractara y echara para atrás su idea de no pagarle a los artistas que suban su música al nuevo servicio de ‘streaming’ llamado Apple Music. (Lea: Apple da marcha atrás en nuevo servicio tras críticas de Taylor Swift)

La propuesta de Apple era que los tres primeros meses de funcionamiento de Apple Music serían gratuitos con el fin de captar un mayor número de subscriptores. Sin embargo, según lo explicó la compañía, productores, artistas, compositores, disqueras y, por supuesto Apple, no recibirían un centavo mientras se afianzaba el servicio

El anuncio no tuvo en cuenta a los artistas independientes y ese fue el motivo por el que la cantante publicó este domingo en su red social de Tumblr y Twitter una carta titulada ‘Para Apple, con amor Taylor’ en la cual crítica esta decisión y dice que sacará su último disco del servicio de la compañía.

“Esto se trata de la nueva artista o banda que acaba de lanzar su primera canción y que no recibirá un pago por su éxito (…) del joven compositor que acaba de conseguir su primer tema y pensó que las regalías serían para pagar sus deudas (…) Tres meses es demasiado tiempo para vivir sin un salario por eso es injusto que se le pida a alguien que trabaje gratis”, decía la cantante en la carta.

Bastó con que esta nota circulara un día en redes sociales para que el vicepresidente de Apple, Eddy Cue, reaccionara y en entrevista con Associated Press dijera: “Cuando me desperté y vi lo que Taylor había escrito me di cuenta de que en verdad teníamos que hacer un cambio”. La compañía publicó que pagará regalías a los artistas y a las disqueras en el periodo de prueba.Taylor Swift respondió con un mensaje en su cuenta de twitter: “Estoy aliviada y eufórica. Gracias por sus palabras de apoyo hoy. Nos escucharon“.

Es tal su impacto que el diario ‘The New York Times’, el más importante de Estados Unidos, publicó este lunes: “Cuando Taylor Swift habla, incluso la compañía más poderosa del mundo escucha”.

No obstante, esta no es la primera vez que la cantante ha tenido problemas con los servicios que permiten escuchar música sin descargarla. El año pasado la cantante anunció que sacaría del servicio de reproducción paga en línea, Spotify, su catálogo de discos.

Voceros de la compañía respondieron que “sus más de dos millones de seguidores se sentirán decepcionados por esta decisión”. Esto no impidió que sus fanáticos hicieran de ‘1989’ el único álbum en alcanzar Disco Platino en 2014.

Según Andrés Nieto Molina, conductor radial de la Señal de la Mañana de Radio Nacional de Colombia, “los músicos viven por el número de descargas. Si no tienes el suficiente número de vistas no alcanzas a obtener el suficiente dinero que buscas. Por eso ella fue muy valiente al decir que no se siente representada ni con Deezer ni Spotify. Para mí es la mujer más importante de la industria musical actual”.

Cuando se habla de Taylor Swift hay que pensar en números: su cuenta en Youtube registra más de 100 millones de visualizaciones y cuenta con casi 1,3 millones de subscriptores, en Twitter y Facebook tiene casi 60 millones y 71 millones de seguidores, respectivamente.

Con creces, Taylor Swift supera en influencia a presidentes, líderes de opinión y otras estrellas de la música. De hecho, según el conteo realizado este año por la revista ‘Forbes’, ocupa el puesto 64 entre las mujeres más influyentes del mundo. Si se quiere, una frase en su página web resume todo el impacto mediático que esta joven tiene en el mundo: ‘Ella es, simplemente, una estrella superglobal’.

Este rápido ascenso se debe en parte a la forma en cómo la artista enfocó su carrera primero en la música country y luego en el pop.

Taylor Swift, quien nació el 13 de diciembre en Pensilvania (Estados Unidos) se movió a los 14 años a Nashvile y allí aprendió cómo se canta el country.

Según un perfil publicado en 2011 en la revista ‘The New Yorker’, parte de su éxito se debe a que este género musical se enfocaba más en letras para gente adulta y dejaba de lado a un “público que no había sido previamente reconocido: niñas adolescentes que escuchan la música country”.

Su primer álbum, un disco homónimo, fue publicado en 2006, en el mostró su faceta country en todo el sentido del género. Para su segunda producción, ‘Fearless’ (Sin Miedo) , buscó y mezclar de forma más creativa esta música con el pop. Lo que vino después fue una seguidilla de éxitos como ‘Begin Again’, ‘Mean’ o ‘Shake of it’ en los cuales comenzó su transformación camaleónica con videos musicales cada vez más impredecibles.

Como toda adolecente comenzó a escuchar mucha música y empezó a abrir su mente y a cambiar su manera de componer. Eso hace que les pueda gustar a personas de 14 o de 35 años –señala Alberto Marchena, experto musical y DJ–. De hecho, si escuchas con atención sus canciones te das cuenta de que es distinta su forma de componer. Ahora canta un poco contra los hombres. Eso cala en el público femenino y le gusta también al masculino porque ella es muy bonita”.

Sin embargo, Taylor Swift también ha sido blanco de críticas, una de ellas es que sus relaciones amorosas están enfocadas en generar mayor atención por parte de la prensa. “Ha sabido moverse y tener de novio a famosos como Jake Gyllenhaal, John Mayer o Joe Jonas. Claro, eso le permitió ganar mayor visibilidad mediática”, agrega Marchena.

El estilo de Taylor Swift sufre un cambio constante, se aprecia en sus videos y en los diversos artistas con los cuales se ha dado el lujo de cantar como Def Leppard o Kendrick Lamar. Ahora se encuentra en la gira mundial de su último álbum ‘1989’. La joven de 25 años tiene el ímpetu de alguien que no quiere detenerse.

Que una artista pop haya confrontado a las corporaciones es muy simbólico”, dice Alejandro Marín, director de programación de la emisora ‘La X’, quien asegura que su postura contra las grandes empresas del negocio recuerda la actitud contestaría de legendarias bandas de rock.

“En mi opinión, ella tiene un nivel de rebeldía y de rectitud, que no se veía desde los años sesenta en la música pop gringa. Y ahí es donde Taylor Swift me echa al bolsillo a mí y a millones de personas alrededor del mundo: al poner la música primero. Eso no tiene precio, maestro”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*