Tres unidades educativas en Santo Domingo de los Tsáchilas ejecutan el plan piloto

Fomentar la convivencia armónica y cultura de paz en el espacio educativo, es el principal objetivo del proyecto piloto Más Unidos Más Protegidos, que se ejecuta en tres unidades educativas de la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas.

El ministro de Educación, Fander Falconí participó de un conversatorio con los actores del piloto, en el que se expuso la hoja de ruta y los avances del proyecto, que arrancó el mes de junio con la formación de los equipos de trabajo con los diversos actores como:  Consejos estudiantiles, Departamentos de Consejería Estudiantil y el Consejo Cantonal para la Protección de Derechos de Santo Domingo. Hasta la fecha se ha sensibilizado a los representantes de los consejos estudiantiles,  5.000 padres y madres de familia, y 247 docentes en temas de prevención de violencia y protección de derechos.

Mónica Reinoso, subsecretaria de Innovación y Buen Vivir, dijo que desde el Ministerio de Educación (MinEduc), se hizo un llamado ético a trabajar corresponsablemente en la prevención de la violencia en cualquier espacio que esta se genere, ya sea en la escuela, en el trabajo o en la calle. “La violencia no tiene que ser oculta por miedo a represalias, sino más bien interiorizar que el problema existe para actuar a tiempo, replicar las acciones y ser ejes dinamizadores de nuestro entorno”, aseguró.

El ministro Falconí señaló que los resultados del pilotaje serán revisados y mejorados de ser el caso, para ser implementados en otros territorios con el propósito de construir una política pública que además de promover una educación de calidad y buena infraestructura educativa, garantice la protección de  derechos de los estudiantes. “Nuestra política es de cero tolerancia a todo tipo de violencia”, enfatizó.

Daniela Nevarez, presidenta del consejo estudiantil de la UE San Jacinto del Búa, dijo que ser parte del proyecto piloto Más Unidos Más Protegidos, es una experiencia gratificante porque le permite sentirse y ser parte de  la solución de una problemática. “Nosotros los jóvenes tenemos la necesidad de ser escuchados y orientados y, precisamente eso estamos sintiendo ahora al ser parte de una campaña que busca una cultura de paz, que nos ha permitido conocer la normativa y aplicarla en nuestros proyectos”, aseguró.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*